Visto y oído: las mallas ciclistas son tendencia

Visto y oído: las mallas ciclistas son tendencia

Hay quien responsabiliza directamente al clan Kardashian de esta nueva moda. Adictas a la ropa deportiva, las famosísimas hermanas no han dudado ni un segundo en coger este tren. Sin embargo, y como hacemos con cada prenda que es sacada de su contexto original por antojo del universo fashion, debemos analizarlas detenidamente.

Podrían llegar a ser un sustituto del short y potencialmente lo son, pero con connotaciones. Al contrario que con éste, las mallas ciclistas son ajustadas, el efecto es diferente.

Todos estos looks tienen algo en común: la parte de arriba es oversize. A nosotros personalmente con blazer es como más nos gustan y creemos que esa es la mejor manera de rescatar las mallas ciclistas del gym y sacarlas al street style.

Ya si encima le sumamos al outfit una riñonera y unas zapatillas deportivas con plataforma, nadie dudará que estamos al día en tendencias. A nosotros este look nos gusta, pero sólo es válido para el entretiempo.

El binomio blazer y mallas ciclistas es también el preferido de las que ya tienen esta prenda en su armario.

Tampoco nos disgusta el look de Gigi Hadid, que apuesta por una camisa. Kaia Berger recurre al binomio ganador. Nos gusta su estilismo para una salida informal. Y creemos que mejor las mallas ciclistas negras que en tonos claros.

Para las más rockeras, nos encanta este look, con chaqueta vaquera y camiseta remangada, pero es mucho más arriesgado y exige estar ultra delgada.

Con total look negro nos gusta, aunque insistimos en la blazer como mejor opción. La gracia de las mallas ciclistas está el en su largo, por lo que no optamos por acortarlas, como ocurre en la foto anterior.

Este sería un ejemplo de cómo no hay que llevar las mallas ciclistas o al menos como no nos gustan a nosotros. La chaqueta y las mallas que lleva Kim Kardashian chocan entre sí. Las sandalias rojas y la gargantilla terminan de romper un look en el que hay demasiados elementos llamativos.

Tampoco nos termina de convencer este estilismo. A pesar de ser un total look negro, creemos que el cuello vuelto y las mallas son incongruentes entre sí, tanto por el largo como por el tejido de la malla en sí misma. Con las botas cowboy puede quedar bien pero acortarán las piernas, hay que tenerlo en cuenta. Como conclusión, las mallas ciclistas nos gustan para la primavera y el otoño, sobre todo. Las preferimos negras y con blazer o con prendas oversize. Tiene más sentido usar mallas en el entretiempo que shorts muy minis, pero se ajustan mucho a nuestra piel y son un poco chivatas. Requieren de unas piernas más o menos tonificadas. Veredicto: pueden sobrevivir unos años. Y a vosotras, ¿qué os parecen las mallas ciclistas?

Leave a Comment

riñonera amarilla influencer Annabel Rodendahl