El esmalte semipermanente: tecnología en tus uñas

ESMALTE SEMIPERMANENTE

Como todo lo nuevo, la irrupción en el mundo de la estética de este producto no ha venido sola, sino que lo hace en compañía de temores y otros detractores.  

Uno de los argumentos más comunes de quienes son más reacios a usar este sistema es que el esmalte semipermanente daña la uña. Sin embargo, si combinamos esta manicura con tratamientos como aceites nutritivos, no tiene por qué hacerlo.

NUESTRAS PROPUESTAS.

UÑAS ROJAS

Los aceites nutritivos aportan vitaminas porque penetran en el poro de la uña. Algunas marcas han empezado a comercializar incluso tratamientos de keratina. Éstos cumplen una función reparadora y eliminan daños causados por esmaltes anteriores.

 

 

UÑAS FANTASÍA

Aunque a veces resulte tentador, no debemos nunca arrancar el esmalte de cuajo. Ni de ninguna otra manera. Simplemente debemos retirarlo con cetona. El esmalte semipermanente se quita igual que el convencional, sólo que debemos esperar más tiempo.

 

 

BLANCO Y NEGRO

Aunque depende del tipo de uña, el esmalte semipermanente dura aproximadamente una quincena. Si a esto le añadimos que no hay que esperar a que se sequen, se abre toda una ventana para las adictas a la manicura. Esta nueva forma de entender la coloración de la uña les permitirá ahorrar horas de tiempo en su vida.

 

 

Uñas en diferentes tonalidades y motivos, con lunares y flores.

UÑAS VARIOPINTAS

Otra ventaja del esmalte semipermanente es que tiene más brillo que el tradicional. Como es tan duradero, es común apostar por coloraciones llenas de fantasía. Existen todo tipo de combinaciones para todo tipo de personas.

Para evaluar el estado de nuestras uñas, es recomendable realizar un diagnóstico que determine si es necesario usar algún tratamiento y en ese caso, de qué tipo.

Como siempre, es importante trabajar con marcas de calidad y acudir a nuestro salón de belleza de confianza para dejarnos guiar por profesionales.

Leave a Comment

Chica que ha usado autobronceadores.